Un pequeño armario que guarda un poco de todo.

"Flores en los balcones, golpes de palabras" (Madrid, te comería a versos. Leiva)

jueves, 2 de octubre de 2014

Natural

Buenos días a todos y todas, ¿qué tal va el día? El mío bien J

Hoy vengo a daros una receta pero no es de comida, jajajajaja ¡Es la receta del jabón! Ya os conté en una entrada antigua que había ido a hacer un taller de jabones naturales, no sé si lo recordaréis. 
Cartel anunciando el taller
Pues bueno, hoy voy  a contaros cómo se hace. No tiene demasiada complicación pero es laborioso, no nos vamos a engañar. No me extraña nada que el jabón de las ferias medievales sea lo carete que es…
Bueno, aquel día, hicimos tres tipos de jabones diferentes. Uno de ellos es para lavar la ropa, otro facial y otro corporal exfoliante. La receta es la misma para los tres. Primero voy a deciros qué es lo que necesitamos:
-Utensilios:
·Dos jarras de plástico (no sirven de metal o madera porque reaccionan con la sosa caústica)
·Dos espátulas de silicona (de las que se usan en la cocina)
·Un peso de cocina
·Moldes de silicona (de los de magdalenas)

-Ingredientes:

1. Jabón de Castilla (para la ropa) con romero y tomillo
-90 gr. de aceite de oliva
-12’06  gr. de sosa caústica (NaOH, se puede comprar en Carrefour)
-28’14 gr. de agua
-Siete gotitas de aceite esencial de tomillo
-Una cucharadita de romero seco

2. Jabón facial con caléndula y bergamota
                -90 gr. de aceite de oliva
                -11 gr. de sosa caústica
                -28’52 gr. de agua
-Siete gotitas de aceite esencial de bergamota
-Una cucharadita de pétalos de caléndula secos

3. Jabón corporal exfoliante con café y limón
                -70 gr. de aceite de oliva
                -10 gr. de aceite de girasol
                -10 gr. de aceite de almendras
                -25’94 gr de agua
                -11’12 gr. de sosa caústica
                -Siete gotitas de aceite esencial de limón
                -Una cucharadita de café molido

La receta es fácil, como ya he dicho, pero hay que ser muy preciosos con las cantidades y se debe tener mucho cuidado porque la sosa caústica quema. Por ello, es mejor que te pongas un delantal, guantes de fregar y que lleves ropa y calzado cerraditos. Conviene hacer la receta en un sitio bien ventilado.

Elaboración:
Echar la sosa caústica al agua, revolver hasta que se disuelva y dejar reposas para que enfríe. Una vez frío, se añade esta mezcla al aceite (en los jabones que llevan más de un aceite, se mezclan todos los aceites) y se remueve muy bien hasta que adquiera un color blanquecino. Esto lleva un rato, puedes hacer con la batidora que utilices en la cocina siempre y cuando sea de aluminio y luego la limpies muy bien. Cuando empiece a adquirir el color blanquecino, añade el aceite esencial y las plantas. Repartir en los moldes de magdalenas y dejar reposar un mínimo de tres semanas.

Jabones en proceso

Resultado final


A mí me quedaron muy chulos. Sí que es verdad que son un poco más grasientos que las jabonetas compradas y que no hacen tanta espuma pero están muy bien. Yo, a veces, los uso y dejan la piel muy suavecita. Espero que os animéis a hacerlos.


Un besito, Eme!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario