Un pequeño armario que guarda un poco de todo.

"Flores en los balcones, golpes de palabras" (Madrid, te comería a versos. Leiva)

jueves, 16 de octubre de 2014

Lady Marmalade

Buenos días, petites, ¿cómo va todo? A mí bien, como siempre, mi vida no es muy variante. En Bilbao estos días hace ese tiempo que tan poco me gusta. Lo mismo necesitas con urgencia un abrigo o lo mismo te sobra todo... O calor o frío, por favor, el entretiempo lo odio con todas mis fuerzas. Además, los bilbaínos no estamos muy acostumbrados al calor y por este año ya hemos tenido suficiente, ¿no? ¡Tengo ganas de que haga frío! Y de sacar los abrigos, las boinas, bufandas, guantes, botas y paraguas... Y de Navidad, también tengo ganas de eso. Aunque falten meses pero, jo, ya he empezado a ponerme nostálgica (o quizás, lo sea) porque en algunas tiendas ya hay adornitos para el árbol y las calles empiezan a llenarse de puestos de castañas. No veo el momento de que enciendan las luces de las calles de Bilbao y admirar el teatro Arriaga con ese arbolito que ponen cada año, con las luces del Casco Viejo de fondo... Es superior a mis fuerzas, estoy perdidamente enamorada del Arriaga. ¡Aaaaay! 

Teatro Arriaga

Pero bueno, no es de esto de lo que quería hablaros hoy. En realidad, no tenía ningún tema en concreto del que hablar, simplemente me apetecía escribir y... pues bueno, aquí estoy. He estado pensando sobre qué podía escribir y al de un rato, me he acordado de una tienda que abrieron hace unos meses en el centro comercial Ballonti de Portugalete. Se supone que es conocida pero yo nunca había oído hablar de ella ni la había visto. Se trata de una tienda de decoración y otras cosas del hogar que se llama Casa. Un nombre original donde los haya, ¿eh? Se quedaron calvos detrás de las orejas de tanto pensarlo, jajajaja. Pero bueno, quitando el tan poco logrado nombre de la tienda, me encanta. Yo es que no sé por qué pero lo vivo en tiendas de decoración, ¡me gusta casi todo! Las alfombras, cestas, cestitas, tazas, tacitas, relojes, cojines, platos, velas, cómodas, sillones, espejos, lámparas... Creo que, en el fondo, soy una interiorista frustrada. Soy muchas cosas frustradas, jajajaja.

El caso es que ya he visitado esta tienda no sé cuantos millones de veces. Cada día veo una cosa que me gusta -o varias-. He comprado tazas, cositas para hacer cupcakes, para hacer manualidades, jabones, un centro de mesa...   El otro día, se me antojó un rollo de pegatinas para poner en los botes de mermelada. ¿Que si hago mermelada? No, jajajaja Pero siempre he querido hacer. Mi vecina iba a recoger moras y hacía, un día busqué la receta y, al menos la teoría, es fácil. Ahora tengo otra excusa más para hacer...




Os prometo que cuando haga, os doy la receta y os cuento qué tal ha ido. Igual no hay quien la coma...  jajajajaja

Antes de despedirme por hoy, os voy dejar un par de fotos de Coquito -en una sale dormidito como un bebé- y una cancioncita de Leiva. Creo que abuso demasiado de los diminutivos... 



LEIVA, FRANCESITA


Un beso, Eme!!! Que tengáis un día estupendo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario