Un pequeño armario que guarda un poco de todo.

"Flores en los balcones, golpes de palabras" (Madrid, te comería a versos. Leiva)

viernes, 8 de marzo de 2013

Liso perfecto


¡Buenos días!
¿Qué tal? Ya llega el fin de semana, así que supongo que todas estamos felices y contentas.
Llevo una temporada escuchando hablar de lo milagroso que es el aceite de Argán. Decidí comprar un bote. Es caro y, por lo menos en mi pelo, no surte mucho efecto, así que es todo palabrería barata. Por desgracia, tengo mucha cantidad de pelo y se me ondula con facilidad –sobre todo ahora, que me ha crecido y ya poco queda de ese corte de pelo “bob”- . No me quedan unas ondas bonitas, más bien parezco una mezcla entre una leona y Krusty el payaso, jajajaja. Me lo aliso todos los días y me he vuelto loca hasta dar con la clave para que se mantenga liso.
Esto es lo que yo hago:
  •  Champú/acondicionador: es importante utilizar champús que ayuden a conseguir un alisado más fácil. Pero todos esos que dicen que contienen partículas que se activan con el calor, son mentira. A mí nunca me han servido de nada. Algunos ayudan, pero no son milagrosos. Ahora, utilizo uno de Herbal essences –el liso seductor-. El bote es de color rosa y el champú de Lirio rosa y seda asiática. Además de dejar el pelo suave y algo manejable, huele muy bien.
  •  Después de lavar el pelo, suelo echarme un protector de calor para no estropearlo tanto. El de la marca Tresemè, va bien. Después lo seco. Nunca al completo, prefiero dejarlo húmedo y que el resto se seque al aire. Cuando se seca, me peino y me embadurno el pelo en laca, con la cabeza hacia abajo. Le doy un toquecito con el secador y lo aliso. Termino con otro poco de laca.
  •  Si el pelo se lava con agua fría queda más liso y brillante, ¡pero a ver quién es la valiente! Alguna vez, en verano lo he hecho, pero… pocas. Jajaja
  • Si, una vez liso, lo toqueteas mucho se va a ondular. Yo, a temporadas, tengo caspa, sobre todo en primavera. El champú de limón de H&S va bastante bien pero prefiero los remedios naturales, que son los que desde tiempos inmemoriales se han llevado en mi casa. Si calientas un poquito de aceite de oliva al baño María, lo echas a poquitos en el pelo y lo envuelves en una toalla durante treinta minutos, los picores se alivian. Si no, puedes echar un par de gotitas de esencia de menta en el champú que sueles usar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario