Un pequeño armario que guarda un poco de todo.

"Flores en los balcones, golpes de palabras" (Madrid, te comería a versos. Leiva)

domingo, 3 de marzo de 2013

Ladurée París

Seguro que las amantes del chocolate y los pasteles han oído hablar más de una vez de Ladurée París. Se trata de una tienda de chocolates exquisitos con una historia más o menos bonita. 


Todo comenzó cuando un molinero humilde del suroeste francés vio que sus obras literarias no tenían ningún éxito. Y es que, estas obras tenía mucho contenido de crítica social. Decidió, entonces, abrir una pastelería donde anteriormente tuvo una tahona. Encargó a Jules Cherét que pintara las paredes y techos de la tienda inspirándose en la Ópera de París. Y, así lo hizo. El resultado fue espectacular, cientos de querubines disfrazados de pasteleros adornaban aquélla estancia y tuvo tal repercusión en la sociedad parisina que aquellos querubines no tardaron en convertirse en el emblema de la tienda. 

Interior de una de las tiendas Ladurée
Por aquella época, estaba prohibido que las mujeres acudieran a los cafés y la esposa de Ernest, cansada de ello, empezó con los primeros cambios para que su pastelería fuera visitada por mujeres. A pesar de que ella asentó las primeras bases para que esto fuera así, fue su nieto, Pierre quien abrió en la primera planta de la tienda una sala de té a la que sí podían acudir las mujeres. 
Macarons, Ladurée shops 
La fama aumentó considerablemente pero se disparó cuando se puso a la venta el primer macaron. Se trata de un pequeño pasteliro hecho con clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar. Al principio, solamente lo disfrutaban los nobles y burgueses de alta alcurnia. Aunque se cree que este dulce data de la Edad Media, se sabe que fue la familia Ladurée quien lo rellenó de mermelada o merengue para lanzarlo al estrellato y convertirse en el conocido dulce de hoy. 

Es tal la fama de esta tienda hoy en día que, incluso, ha lanzado una línea de perfumes, bolsos, vajillas... y hay tiendas por medio mundo. 

A pesar de haber estado en París, nunca he visitado la tienda y estoy deseando volver para ver una de ellas. Y, si puedo, comprar alguna cosilla porque, creo, que siguen siendo dulces muy poco asequibles.

Os dejo la página oficial, que me parece preciosa. No está en castellano, pero sí en inglés. Un saludo, Eme :) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario