Un pequeño armario que guarda un poco de todo.

"Flores en los balcones, golpes de palabras" (Madrid, te comería a versos. Leiva)

domingo, 31 de marzo de 2013

Bilbao



Me apetece hablar de Bilbao. Es una ciudad preciosa pero, sobre todo, mi ciudad. Está situada en Bizkaia, una de las tres provincias del País Vasco, la atraviesa la Ría de Bilbao.

Diego Lope de Haro
Fue fundada por don Diego Lope de Haro el 15 de Junio de 1300. Me sé bastante bien la historia de la ciudad porque la historia me encanta y leído varios libros sobre esto pero no quiero aburrir a nadie con una clase magistral. Si alguien está interesado, puede buscarlo, ¿no? Solamente diré que fue un punto estratégico en la industrialización y llegó a convertirse en una "potencia". Se crearon los Altos Hornos de Vizcaya (hoy en día cerrados) el hospital de Basurto, bancos y se ensanchó el Casco Viejo.


Bilbao tiene sitios preciosos que son de visita obligada. Yo, a pesar de pasear por sus calles a menudo, no me canso de ello.


  • Creo que lo que más me gusta de allí, es el Teatro Arriaga. Ya hablé de él en una ocasión, cuando fui al concierto de Leiva. Es un teatro construido a finales del siglo XIX que, por desgracia, tuvo que restaurarse a causa de un incendio varios años después. Para mí, el lugar donde se encuentra el Arriaga me transmite mucha paz. La Ría está al lado y verlo tan majestuoso a medida que bajo por el puente de El Arenal, me hace sonreír. Sus interiores son como un verdadero palacio, lleno de pinturas, espejos, alfombras rojas... es algo que hay que ver para entenderme. He estado varias veces dentro de él, viendo películas (la primera creo que fue "Manuelita", jajaja), óperas ("La flauta mágica") o conciertos (Leiva) pero, aún me queda pendiente ver ballets. Uno de los sueños de mi vida es ver "El Cascanueces" y "El Lago de los cisnes". Dejo el enlace de la página oficial para quien quiera visitarlo. Página oficial Teatro Arriaga Bilbao
  • Las calles del Casco Viejo. Son las típicas calles de cascos antiguos, estrechas, todas de piedra, con cantones, palacetes, casas torre... pero son "mías" y eso las hace muy especiales. El hecho de pasear por allí me hace ver "vivos"  a los protagonistas de mis libros. Recuerdo que mientras leía "La abadesa" paseé por allí y recreé algunos de los movimientos de su protagonista. Me gusta mucho la Iglesia de San Nicolás y la plaza Unamuno.
  • Desde la plaza Unamuno, hay unas escaleras que suben a la Basílica de Begoña. Tan sólo mirar hacia las escaleras desde la plaza ya es precioso. al lado se encuentra el Museo de la Arqueología que, no estoy segura, pero creo que otros tiempos, fue una estación de tren o de un tranvía.
  • Por supuesto, ¡cómo no! El Museo Guggemheim. Aunque, personalmente, me gustan más las construcciones más antiguas y clásicas, he de reconocer que este museo es una verdadera joya. Las placas de titanio, que cambian con la luz del sol lo hacen original y atractivo. Lo bañan las aguas de la Ría y tiene a esa peculiar araña llamada "Mamá". 
Preciosa foto del Museo Guggemheim

Hay, por supuesto, otras tantas cosas preciosas en Bilbao, como el Museo Etnográfico, el Museo de Bellas Artes, el Parque Doña Casilda, el Ayuntamiento... pero, si sigo escribiendo, va a quedarme una entrada muy larga y lo último que quiero es aburrir a alguien. Con esta entrada, lo que busco no es dar una lección de Arquitectura hablando de los monumentos, solamente dar a conocer un poquito mi ciudad.
Espero que os guste y que, si podéis, vengáis. Además de ser un sitio bonito, tenemos muchas otras cosas. La gastronomía vasca es famososa -con sus pintxos para chuparse los dedos-, tradiciones, danzas, música... etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario